ABSURDAMENTE AMIGABLE

                                                                                                                                                                                                                                                                                                             Leonor de Blas

                                                                                                                                                                                                                                                                                                             Leonor de Blas

Existe una ciudad dónde la vereda lo es todo.

Este pedazo de espacio público, sigue manifestándose como una extensión de lo privado. Hay cierta percepción de que todo lo que pase o camine por ese lugar o en la calle, es “propiedad” de quiénes más prepotencia tenga para “obtenerlo”.

Nuestros espacios públicos no reflejan lo que los grandes apartados de urbanismo y arquitectura suponen. No son fiel reflejo de la gratuidad, accesibilidad, comodidad y apertura.

Pero la intención de este texto no es la de seguir pregonando fórmulas que no conjugan con la realidad y sumergirnos en un flagelo eterno de todo aquello que no somos, sino más bien re significar  nuestra vivencia con la calle hurgando en el porqué de las relaciones actuales.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     Adrián Arias

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     Adrián Arias

Para abordar el porqué de cualquier tipo de problemática social, es decir aquella herida abierta que significa en la mayoría de los casos la capital de un país, no podemos directamente meter el dedo a ver si duele. El bordear la herida, reconocer su forma, compararla con otras, conocer sus principales síntomas pueden ser algunas de las acciones que nos ayuden a entender de qué se trata. 

Este texto nace inspirado del trabajo colectivo realizado con 12 mujeres fotógrafas en el taller Lapsus, en Enero del 2017 en una ciudad a descubrir.

En conjunto realizamos una excavación socio afectiva sobre esta ciudad e identificamos 4 coordenadas. Mi trabajo fue desarrollarlas para (des)entenderla mejor.

La pregunta fue:

¿Cómo es la ciudad?

Esto desató más de 30 cualidades que nos ayudaron a encontrarle el sentido a quiénes somos y por dónde andamos. 

Lo particular de las respuestas es que las cualidades que mencionamos, respondían tanto a la manera en que la calle o la infraestructuras se manifiestan así como a la manera en la que estamos ha (siendo) ciudad.

A partir de este ejercicio, construimos un mapa socio-afectivo sobre la ciudad.

Con esto, tomamos consciencia de que al hablar de una ciudad, siempre nos las imaginamos y dibujamos espacialmente y a la vez este diagrama  desarrolla con cada lugar una gran carga afectiva. Son estos afectos, insertados en la misma identidad urbana los que basan este mapa.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                           Victoria Van Kan

                                                                                                                                                                                                                                                                                                          Victoria Van Kan

Estas son sus principales coordenadas:

ABUNDANTE

Es enero en un país sin mar y abunda el calor.

Una piscina mediana de agua recalentada  a 40 grados de temperatura climática, contiene a toda la sobrinada y parentela adentro después de que todos se hayan tragado una res entera con una docena de birras. Muchas barrigas, mucha piel, mucho calor y mucho trabajo de digestión simultánea.

Transitamos  entre cuatro en una vereda que es para dos, incluyendo motos y autos. Sorteamos suerte para que alguno de los cables sueltos no emita descargas. Nos encontramos para comer y tomar desde las seis de la tarde hasta las como si no hubiera mañana.

No abunda el dinero, abundan motivos.

Abundan mangos en las calles y euforia por aquello que ya no somos pero aún no terminamos de ser. Tanta es la abundancia, que nos queda chica la tierra y el cuerpo. Seguimos yendo a esos domingos de familia a ver si llenan. Sólo que con cada encuentro que pasa, cada vez es más difícil digerir el asado.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   Adrián Arias

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  Adrián Arias

ABSURDA

Pocas cosas son admirables de la actitud humana en estos tiempos, como la capacidad que desarrollamos para convivir con lo absurdo día a día.

¿Cómo conviven factores tan dicotómicos, como el abandono y la abundancia? ¿Cuándo es que la amistad se vuelve absurda o lo absurdo se vuelve tan amistoso?¿Cómo es que un asadito te cuesta más barato que una botella de coca cola?¿Cómo es que podemos ser tan abiertos para con los de afuera y tan estrechos para con nosotros mismos?

Lo absurdo, como diría Camus, surge de la confrontación entre lo que buscamos ser y la irracionalidad del mundo que simplemente es.

Con esto, considero que tal vez los valores y las nuevas reglas del “deber ser” en la ciudad, todas esas reglas y fórmulas que nunca cumplimos, puedan convivir en conjunto con estos absurdos. Negarlos y evocarnos a mostrar solamente lo que funciona como regla sería poco sensato e ingenioso.

Develar el absurdo para saber qué dice de nuestra propias contradicciones, capaz nos ayude a tocar en el lugar atinado.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 Laura Álvarez

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                Laura Álvarez

ABANDONO

Si intentamos sostener la cabeza hacia arriba y juntar los ojos hacia la nariz, nos viene una leve sensación de temblor o pérdida de equilibrio.

Cualquier persona que camine siguiendo los cables con la mirada hacia arriba, puede corroborar este estado.  No se trata solamente de un ejercicio de complicación motora.

El desequilibrio está presente en las calles, en la apropiación de espacios y en las personas que transitamos.

Este desequilibrio puede ser que haya sido detonado por el abandono de quienes por obligación o por libertad decidieron dejar que la ciudad sea de vuelta lo que la prepotencia o el poder de turno decidan.

Sin embargo para quienes lo habitamos, más allá de tratar de entenderla o regularla, este abandono trajo consigo nuevas maneras de convivencia.

Tomaron protagonismo entonces, millones de maneras dis-funcionales de abrazar absolutamente todo, sin regulación ni pudor. En el tránsito, en las caminatas, en los edificios, en las veredas y porqué no hasta en nuestros propios cuerpos.

El abandono invadió y se convirtió en abono. Aplastó como la humedad en Enero. Es nuestro delirio de que alcanzamos la plena rebeldía.

AMIGABLE

El efecto aldea. Esa sensación que tuvo Alicia al comerse el hongo y que su cuerpo salga desbaratado por las ventanas y las puertas. La endogamia. Ser tan chiquitos, ser todos parientes,quererse tanto. Condenarse a tanto. Exigirle a los afectos a que sean suficientes para todo. Delirar con que el afecto y el ser tan amigos, nos solucione los hoyos negros. No podemos no querer. No está permitido. Cómo negarse a sentir que una pertenece a este gran molusco afectuoso.

Darse cuenta que el afecto no es suficiente, es duro. Hay que hacerse cargo de los hoyos negros, de las veredas y de los cables sueltos con el amigo y con el enemigo. Tantos años de prepotencia en el gobierno desarrollaron en nosotrxs la capacidad de autogestionar todo: las calles, las plazas, la organización vecinal y el no pedir permiso para querer o depender de alguien.

Pero a la vez, no solucionaron la necesidad de que por alguna razón seguimos buscando quién nos salve.

La ciudad que todo lo abre es  Asunción en Paraguay.

Asumámosla.